Beneficios de mejorar el aspecto físico

Mejorar nuestro aspecto físico es algo que todos perseguimos de diferentes maneras. Desde cambiarnos el corte de pelo, hasta la dieta que seguimos, el tipo de manicura o nuestra forma de vestir hablan de cómo somos y de cómo nos sentimos. Cuando alguien se mira al espejo y ve una imagen que le agrada, la actitud con la que sale a la calle es altiva, positiva, segura, y son aspectos que en el fondo le hacen estar feliz y tener mejores relaciones sociales. Estas actitudes transmiten un estado psicológico bueno y estable que proyectamos en las personas que nos rodean a la par que nos hacen sentir bien con nosotros mismos. Cuidarse y preocuparse por el aspecto físico y la salud personal, son indicadores de un buen estado emocional.

Hasta hace unos años, las mejoras estéticas pasaban casi todas por cirugías que no estaban al alcance de cualquier bolsillo, y no dejan de ser intervenciones médicas que entrañan los riesgos propios de las mismas. Pero ahora contamos con aparatos estéticos que, además de ofrecer tratamientos físicos más accesibles, son indoloros y no entrañan ningún tipo de riesgo. Perder esa molesta grasa localizada es tan sencillo como pasar por unas sesiones de Liposonix que eliminan exclusivamente las células de grasa.

Igual sucede con la mejora del aspecto facial. Una práctica muy demandada en los últimos años ha sido la introducción de Botox en el rostro. Pero ésta tendencia tiene unos riegos considerables que se deben tener en cuenta antes de someterse a dicho tratamiento, puesto que algunos de sus efectos secundarios más comunes son las reacciones alérgicas, erupciones en la piel, rigidez facial extendida, posible caída del músculo e incluso tics nerviosos e imposibilidad de cerrar el ojo entre otros. Por el contrario, el HIFU ofrece unos resultados increíbles en el rejuvenecimiento facial sin lastimar ni perjudicar la piel. No es agresivo, y tiene un efecto Botox en el sentido de que el rostro queda más terso y limpio de posibles manchas o imperfecciones con resultados rápidos y duraderos.

Para unos resultados óptimos y tener una salud y un físico que nos guste, hay que complementar los tratamientos con actividad física y una dieta variada. Esto nos va a ayudar a que los tratamientos duren más tiempo y nos encontremos más saludables y felices.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *